reconoce sus orígenes

¿Preparándose para gobernar de forma autoritaria?

Parte 1: libertad de expresión

Publicado: 2017-03-25
El fujimorismo lanza un proyecto de ley que, a todas luces, es parte de una estructura normativa de corte autoritario.  

El proyecto de ley 1027 presentado por congresistas de Fuerza Popular sobre limitaciones de PROCESADOS y SENTENCIADOS por corrupción para ser directores periodísticos, editores, productores, presidentes, accionistas o miembros de directorios de un medio de comunicación puede atentar contra la libertad de expresión e información. En principio porque viene de una organización política que ha justificado el autoritarismo y la corrupción (no olvidar las declaraciones de que "Alberto Fujimori hizo el mejor gobierno de la República"); en segundo lugar, porque la iniciativa legislativa se da en el contexto de otras normas autoritarias que el fujimorismo y hasta el mismo PPK han promovido en sus DLs en los que se avala (y en esto tienen la complacencia de congresistas de otras bancadas) los inconstitucionales proyectos legislativos que amplían la detención policial SIN MANDATO JUDICIAL A SIETE DÍAS y además buscan desconocer el derecho a ser juzgado por el juez natural. Claro que, en estos casos, dicen que es para combatir el "crimen organizado", aunque como sabemos, ya aplicaron la detención policial por más de 24 horas sin mandato judicial a los vecinos que protestaron contra los peajes de Odebrecht en Lima Norte.  

Hay varias normas autoritarias y antidemocráticas que están siendo impulsadas y podrían ser aprobadas por el Congreso de mayoría fujimorista. La ciudadanía lo tiene que saber.

¿Cuáles podrían ser los extremos? Imaginemos un solo ejemplo: un director o dueño de un medio de comunicación que no guste al poder fáctico de turno de una provincia es denunciado por corrupción: arbitrariamente la policía ordena su detención por siete días sin mandato policial, no le permiten defenderse en su localidad porque lo envían a ser juzgado por un juez de Lima y aunque solo esté procesado le despojan de la dirección de su medio.

¿Suena orwelliano? ¡Sí!

¿Debemos permitirlo? ¡NO!

Ni esta ni las otras normas que, sin embargo, estoy seguro, si van a apoyar y seguro que públicamente aprobarían, incluso quienes ahora están rasgándose las vestiduras por la "democracia y las libertades". En este caso la libertad de prensa, la que es propiedad de grandes grupos empresariales, claro. Pero ¿y la otra forma de la libertad de expresión que es el derecho a la protesta?, ¿acaso no tienen exactamente el mismo status? ¡Nos falta tanto para ser democráticamente consecuentes!

Hay algunos aspectos del proyecto de ley 1027 que pueden dar pie a un debate sobre la lucha anticorrupción y la propiedad o dirección de los medios y nos haría un bien a todos que se abriera un debate sobre la concentración de medios, el poder mediático y la corrupción. ¡No olvidemos el oprobioso pasado de los medios vendidos al fujimontesinismo! De otro modo Montesinos, Fujimori, Orellana, Schütz, los Crosuillats y varios altos funcionarios de los últimos gobiernos, incluidos ex presidentes que podrían purgar cárcel por la corrupción metastásica de las empresas brasileñas, una vez cumplidas sus condenas, saldrían en libertad para dirigir poderosos medios de comunicación. ¿Debiéramos permitirlo o este es un punto en que el controvertido proyecto de ley tiene aspectos que debieran ser rescatados?


Escrito por

Marco Arana Zegarra

Cajamarquino, sociólogo. Ecopolítica y derechos humanos. Líder de Tierra y Libertad.


Publicado en